jueves, 26 de febrero de 2009

MEMORIAS DE UNA PRINCESA RUSA (pdf)

Diario que llevaba, de manera circunstancial y detallada, la distinguida persona de cuya historia íntima trata. El período en que ocurrieron los acontecimientos fue el posterior al final del reinado de Catalina B, mientras su hijo Pablo, tras suceder a la disoluta soberana, permitía que su corte, ya contaminada por el descarado libertinaje de su madre, se revolcara en los vicios sin restricciones que ella había inculcado, y que continuara --siguiendo su propio ejemplo y estímulo- la inmoralidad desenfrenada de sus nobles; concretamente, los años 1796 y 1797. Si el lector desea conocer sintetizadas en pocas palabras las costumbres de la corte rusa durante el reinado de Catalina II, puede leer el siguiente párrafo de un historiador imparcial: <>